Sonidos del Tiempo

Los Sonidos del Tiempo nos hablan de la posibilidad de experimentar la atemporalidad. Nos conectan con un estado de presencia que únicamente se da cuando uno está atento con todo su ser, sumergido en cuerpo y alma en el momento presente.

Nos hablan de que ellos no pasan con el tiempo sino que permanecen y pertenecen al tiempo, y al pertenecer a éste no están ni en el pasado ni en el futuro, sino que están justamente aquí, ahora, en este preciso momento.

Inmediatamente aparecen distintos interrogantes: ¿cuáles son estos sonidos?, ¿qué son estos sonidos? Y por consecuencia nos preguntamos fundamentalmente: ¿Qué es el sonido?

Para muchas personas el sonido es aquello que simplemente podemos oír. 
Y maravillosamente el sonido es mucho más que eso; es todo lo que podemos oír y todo aquello que no podemos oír también; aquello que seguramente podríamos sentir.

Partimos del hecho de que el sonido es vibración y que en éste habitan infinitas frecuencias. Por ende, todo lo que existe vibra. ¡Todo lo que existe vibra! Nosotros, la naturaleza, nuestro planeta, nuestro universo, nuestro cosmos, ¡todo!

Por lo tanto todo es sonido. Y si todo es sonido, porque el sonido es vibración, y todo lo que existe vibra; entonces todo, absolutamente todo está en continuo movimiento. También nosotros somos seres de movimiento, y somos movidos por los distintos movimientos que acontecen en la vida diaria. Podríamos decir que nuestra razón de ser es estar en movimiento…

Estos sonidos tienen su origen hace muchísimo tiempo atrás, su contenido es tan potente y lleno de significación que aún perdura en nuestros días. No solo perduran sino que se actualizan constantemente.

El sonido como herramienta sanadora, capaz de conectarnos directamente con nuestra sabiduría interior; aquella que perdura en nuestro ser, y que podremos lograr recordar desandando el camino, llevándonos a su encuentro, a nuestro estado natural…

















Copyright © - Todos los derechos reservados